Destacado

Venezuela retoma el diálogo en Barbados con la bendición del Papa

Foto: Rafael Hernández / NTN24

El Pontífice muestra su “cercanía” al pueblo “extenuado” que sufre una “prolongada crisis”; y no sólo a los venezolanos, también al resto de países de la región que enfrentan a un éxodo incontenible

“Pidamos al señor que inspire e ilumine a las partes en causa para que puedan llegar lo antes posible a un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de la gente por el bien del país y de toda la región”, ha exclamado este sábado el papa Francisco, en vísperas de que Gobierno y oposición retoman el diálogo que se lleva a cabo en Barbados bajo el auspicio de Noruega.

El Pontífice ha mostrado así su “cercanía” al pueblo “extenuado” que sufre una “prolongada crisis”. Y no sólo a los venezolanos, también al resto de países de la región que se enfrentan a un éxodo incontenible, que ya suma entre cuatro y cinco millones de emigrantes.

Ambas partes han hecho partícipe a la diplomacia vaticana de lo hablado desde mayo en Oslo y la semana pasada, durante tres días, en la isla caribeña. Una mesa que discute, sobre todo, la convocatoria de unas elecciones presidenciales en los próximos mesesNicolás Maduro no quiere dar su brazo a torcer, pero la oposición cree que ha avanzado lo suficiente para que unos comicios con verdaderas condiciones democráticas se lleven a cabo el año que viene. El presidente encargado, Juan Guaidó, cuenta con el respaldo de sus aliados internacionales, quienes también apuestan por la solución negociada del conflicto.

Pocos como el Vaticano conocen las artimañas del chavismo en la mesa negociadora. El diálogo de 2016 contó con la medición de los representantes del Papa, testigos de cómo los acuerdos alcanzados y prometidos por el Gobierno de Maduro jamás se cumplieron. Tanto el canciller de la Santa Sede, Pietro Parolin, como el propio Sumo Pontífice así se lo reprocharon al “presidente pueblo” en las dos cartas personales que le enviaron.

Está previsto que, tras las consultas en Caracas durante el fin de semana, el diálogo prosiga varias semanas más, aunque el presidente del Parlamento democrático ha dejado claro que éste no será permanente, tal y como anunció Maduro la semana pasada.

“El país clama a gritos un cambio de rumbo. Ese cambio exige la salida de quien ejerce el poder de forma ilegítima y la elección en menor tiempo posible de un nuevo presidente”, insistió esta semana la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), tras conocer el informe de la ONU sobre Venezuela, que confirma las múltiples violaciones a los derechos humanos, torturas, ejecuciones extrasumariales y la persecución política contra disidentes en medio de una crisis sin precedentes.

El regreso a Barbados coincide además con la última maniobra gubernamental para incriminar a Guaidó y a su equipo más cercano. Dos de sus escoltas fueron detenidos ayer en Caracas en un “acto de intimidación, amedrentamiento y persecución del régimen que trata de criminalizar a quienes luchan por el cese de la usurpación”.

El Gobierno les acusa de traficar con armas y para ello aporta una confusa explicación, habitual en este tipo de operaciones. El general Manuel Cristopher Figuera, director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) hasta la sublevación militar del 30 de abril, ha desvelado que el propio “hijo de Chávez” dio la orden de atacar al círculo más cercano al líder opositor. Incluso se quiso detener a la madre de Guaidó, algo que se desechó al esta siguiendo un tratamiento contra el cáncer que padece. El elegido entonces fue Roberto Marrero, su mano derecha, a quien se le colocaron armas en su domicilio para justificar la detención.

“Ya nadie cree a este régimen. Pretenden aplicar el mismo libreto desgastado que con mi jefe de despacho Roberto Marrero”, denunció Guaidó, quien aseguró que “el desespero los lleva a reaccionar pero ya es inevitable: vamos rumbo a la transición”.

“El país demanda una salida electoral avalada por toda la comunidad internacional. Barbados podría ser, (pero) aún está lejos de serlo. Tenemos que ser claros para no generar falsas expectativas a una población desesperada”, resumió el politólogo Piero Trepiccione, vinculado al Think tank de los jesuitas.

Extraído de: El Mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s