Destacado

Reflexiones sobre el Grupo de Lima

Foto: EFE / Andre Pichette

Félix Arellano

El activo apoyo de la comunidad internacional democrática con la lucha venezolana para rescatar la democracia y la defensa de los derechos humanos se puede debilitar. Entran diversos temas en la agenda internacional, cambian las circunstancias, los países enfrentan nuevos problemas, no es desinterés, son prioridades, creatividad, coordinación y buena parte de estos aspectos corresponden a nuestra oposición democrática, de tal forma que está en nuestras manos mantener la prioridad del tema venezolano en la agenda, presentar iniciativas, promover la coordinación de los diversos esfuerzos para que todos converjan en el objetivo fundamental de recuperar la democracia.

El Grupo de Lima enfrenta serios desafíos, la situación regional está cambiando y varios países miembros atraviesan por serios problemas internos, que pueden limitar su capacidad de acción internacional. En este contexto, resulta fundamental la atención y creatividad de nuestra oposición democrática y, al respecto, la próxima reunión del Grupo, convocada para el 08 de este mes, podría representar una oportunidad para que nuestra oposición presente propuestas de acción y su eventual reorganización.

Si bien es importante resaltar que pueden ingresar nuevos miembros, como los gobiernos de Ecuador y El Salvador; también es posible que el nuevo gobierno electo en Argentina, asuma la posición mexicana, de retirarse del Grupo, pero mantener una posición distante con el proceso bolivariano, circunstancia que deberíamos capitalizar. En este caso se trataría de conformar un subgrupo de países que apoyen la salida democrática en Venezuela. Sumarles en la exploración de incentivos que faciliten la negociación, unirlos en la presión por una salida electoral de carácter general e intentar lograr su apoyo ante actores más radicales como Rusia y Cuba. 

Por otra parte, varios de los países miembros están enfrentando serios problemas internos. El Presidente Martin Vizcarra, de Perú, país fundamental para el Grupo, mantiene un duro enfrentamiento con la mayoría fujimorista en el Congreso y si bien su popularidad está creciendo, el conflicto podría debilitar su ejercicio. El Presidente Lenin Moreno de Ecuador, que ha venido apoyando la lucha democrática venezolana y pudiera incorporarse al Grupo, luego del grave enfrentamiento con los sectores indígenas, ha quedado debilitado y muy condicionado por la Confederación Nacional de Indígenas (Conaie).

Las recientes elecciones locales en Colombia evidenciaron un debilitamiento del partido del Presidente Iván Duque, quien ya tiene dificultades de gobernabilidad por la heterogeneidad del Congreso, a lo que se suman nuevos gobiernos locales críticos. Ahora bien, el caso más complejo lo representa la grave crisis que enfrenta el Presidente Sebastián Piñera de Chile. Que la protesta, incluso destructiva, se mantenga luego de las importantes concesiones realizadas por el gobierno, y ante la débil acción de defensa de las organizaciones políticas a la institucionalidad democrática, cabe pensar que los radicales están aprovechando la oportunidad y mantendrán la presión para destruir la gobernabilidad, intentando la renuncia del Presidente.

El panorama brevemente descrito puede generar la lectura de un Grupo de Lima muy débil, pero no es cierto que exista desinterés, en consecuencia corresponde a la oposición democrática realizar los esfuerzos necesarios para que, en un marco de limitaciones, se mantenga el tema venezolano en la agenda y promover las acciones que puedan contribuir al logro del objetivo central, es decir la recuperación de la democracia en Venezuela.

Por otra parte no debemos desconocer que al interior del Grupo se han conformado tendencias, cuyos esfuerzos se deben mantener y fortalecer, pero coordinar. Lograr trabajar con varios subgrupos, proyecto o escenarios; que cada uno mantengan su intenso ritmo de acción, pero que todos converjan al logro del objetivo fundamental. Por una parte nos encontramos con los países que apoyan posiciones más duras, necesarias y convenientes para presionar al proceso bolivariano, que se identifican con la reciente Resolución del TIAR, documento contundente de sanciones inteligentes para ejercer presión efectiva, al que se debería sumar el mayor número de países.

Por otra parte, encontramos los países que no apoyan la utilización del TIAR, esos países también son fundamentales, representan un subgrupo que pueden profundizar en los incentivos para la salida democrática, también pueden contribuir a la presión de los aliados al proceso bolivariano, para que no obstaculicen la salida democrática. Este subgrupo se puede coordinar, entre otros, con el Grupo Internacional de Contacto de la Unión Europea, Suiza, el Vaticano, Japón, Corea del Sur. Cada uno trabajando para incrementar la presión a favor de la mediación del Reino de Noruega, que se debería retomar partiendo de la propuesta presentada por la oposición democrática.

En este contexto de subgrupos, escenarios o proyectos resulta fundamental la capacidad de iniciativa y coordinación de nuestra oposición democrática, que debe promover los libretos y las hojas de ruta y cuidar la coordinación. Adicionalmente juegan un papel fundamental el apoyo activo del gobierno de los Estados Unidos y el contundente Informe de la Sra. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s