Destacado

El futuro petrolero de Venezuela está ya amenazado por la transición energética

Tomada de Runrunes.com

Leonardo Vera

Hace un par de semanas dos de las más importantes empresas europeas que operan en la extracción y mejoramiento de crudo en Venezuela, decidieron ceder su participación en el complejo petrolero conocido como PETROCEDEÑO (antes SINCOR). Aunque esta salida de las operadoras fue vendida por las autoridades petroleras como una “negociación exitosa”, lo cierto es que la huida de Total y Equinor es una mala noticia para la industria de los hidrocarburos en el país, que necesita inversiones y experticia internacional.

Ciertamente Total y Equinor dejan el 40% de su participación en un negocio cuya operación se ha venido a menos. Pero vale recordar que el proyecto SINCOR que dio lugar a este complejo, fue quizás el más costoso y ambicioso programado en la Faja del Orinoco. Concebido para producir 180.000 b/d de un crudo sintético de 32 API con bajo contenido azufre, PETROCEDEÑO ha venido operando con altibajos y nunca por encima del 50% de su potencial. Su crudo proveniente de la zona de Zuata, terminaba siendo de mucha más calidad que el Merey 16, producido por SINOVENSA y PETROPIAR, que se vende hasta 20 dólares por debajo que Brent por su baja calidad.

Al final del día se han conjugado varias razones para explicar la salida de Total y Equinor. Por una parte, el tema de las sanciones ha sido un problema difícil de lidiar, pues el crudo Zuata Sweet, producido por este complejo, dejó de colocarse en la costa del golfo en los EE.UU. desde el año 2019. Por otra parte, perforar nuevos pozos y reparar el mejorador habría requerido un gasto de capital significativo, que no está en línea con las perspectivas que ambos socios tienen de su operación en la Faja. En tercer lugar, diferencias importantes surgieron con PDVSA con respecto al destino final del crudo Zuata Sweet, pues PDVSA ha venido formulando una estrategia de usar mezclas y crudo mejorado para el circuito refinador que permita no sólo una mayor producción de combustibles, sino también liberar crudo Mesa 30 para producir Merey de exportación, aliviando así los cuellos de botella que recientemente han retrasado la carga de petróleo con destino a Asia.

Finalmente, la razón que ha esgrimido públicamente el presidente de exploración y producción de TotalEnergies, Arnaud Breuillac, es bastante elocuente y muy en línea con la orientación definida por un gigante que ha cambiado no sólo de nombre sino de estrategia. Breuillac ha señalado: “La estrategia de TotalEnergies, aprobada por sus accionistas en mayo de 2021, tiene como objetivo concentrar nuevas inversiones petroleras en proyectos bajos en carbono, que no corresponden a proyectos de desarrollo de petróleo extrapesado en la Faja del Orinoco.”

Justamente la causa ambientalista fue la excusa encontrada por el gobierno de la República Popular China para justificar los gravámenes anunciados en la primera parte del año sobre las compras al exterior de bitumen diluido, combustible de ciclo ligero (LCO) y aromáticos mixtos. Una decisión que causó mucha inquietud en las autoridades y actores del negocio de los hidrocarburos en Venezuela. China que ha venido importando niveles récord de bitumen diluido, LCO y aromáticos mixtos se ha convertido en el principal comprador de crudo venezolano, una operación que se hace desde Malasia para “disfrazar” el origen y sortear las sanciones.

De hecho, casi el 90% de las importaciones de bitumen diluido de China provienen de Malasia, que según los operadores se compone principalmente de una mezcla de crudo pesado de Venezuela y de volúmenes más pequeños de petróleo iraní. Según los datos de aduanas de china, las refinerías principalmente en la provincia de Shangdong importaron en el primer trimestre de 2021 un promedio de 380.000 b/d de bitumen diluido en de Malasia, donde el crudo venezolano a menudo se almacena, se mezcla y se embarca para los compradores chinos.

Por el momento la medida anunciada por el gobierno chino no ha afectado los envíos desde Venezuela. Según Reuters (https://www.reuters.com/article/venezuela-petroleo-exportaciones-idLTAL1N2PA2BB) los despachos de PDVSA hacia el exterior en el mes de julio crecieron 12,8% con respecto a junio para alcanzar los 713.097 barriles diarios, de los cuales 80% se corresponde principalmente a suministros hacia China vía Malasia. Ya las autoridades chinas en Caracas habían afirmado que el crudo Merey 16, proveniente de la empresa conjunta entre PDVSA y la china National Petroleum Corp (SINOVENSA), no estaría sometido al nuevo gravamen, pero el precedente está ahí y eso constituye una seria advertencia para la industria petrolera en Venezuela, cuya estrategia se orientó en los últimos años al abandono de la producción de crudos medianos y livianos (en occidente y oriente) para enfocarse en los extrapesados de la Faja del Orinoco.

El punto fundamental es que la agenda climática está siendo usada como excusa para explicar cambios de conducta en actores clave en el negocio petrolero internacional. Una muestra del momento que ya comienzan a adquirir las energías renovables y no contaminantes es seguir la pista de hacia dónde se está moviendo el dinero en el sector energético. El capital de inversión se está moviendo a proyectos “descarbonizados” y sólo la inversión en nuevas tecnologías diferentes a combustibles fósiles se incrementó 9% en 2020, para alcanzar los 500 mil millones de dólares a nivel global (según reporte del Institute for Energy Economics and Financial Analysis). Nada de esto toma en cuenta las inversiones en almacenamiento y transporte de energías no contaminantes y es hacia allá que China, India y hasta los países del oriente medio se están moviendo, ni que hablar sobre el ambicioso plan de renovación de la infraestructura de los Estados Unidos que Joe Biden ya tiene aprobado en el Senado del Congreso norteamericano. Por lo demás, las recientes muestras de los efectos catastróficos del calentamiento global en Europa van a acelerar la transición. Entre tanto la industria de los hidrocarburos en Venezuela estará a la vuelta de la esquina enfrentando un difícil desafío que quizás ni siquiera estamos pensando ni evaluando.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s