Destacado

El aleteo de la mariposa en Venezuela, Rusia y ¿México?

Tomada de Vet Market

José Guédez Yépez

Presidente de la Asociación Causa Democrática Iberoamericana

La teoría del “efecto mariposa” nos dice que cualquier perturbación inicial dentro de un sistema tiene a la larga grandes consecuencias. El aleteo de una mariposa puede causar un huracán al otro lado del mundo, este es el enunciado más común de esta fórmula matemática que en definitiva plantea que pequeños cambios conducen a consecuencias divergentes, lo que nos lleva a concluir también que las grandes tragedias se pueden evitar cuidando o previendo algunos detalles.

Siguiendo esta idea no es exagerado decir que, en lo que va de siglo, la eliminación de los límites constitucionales para la reelección de mandatarios en sistemas presidencialistas, ha sido el aleteo de la mariposa que ha causado tormentas y huracanes luego. Si Hugo Chávez hubiera gobernado a Venezuela sólo el tiempo que estaba estipulado en la constitución cuando llegó al poder, lo más seguro es que años después no hubieran muerto niños tratando de escapar en balsa de su pais o cruzando un río para llegar a otro. El éxodo venezolano actual no se hubiera dado si la alternancia democrática en Venezuela se hubiera mantenido. Pero en cambio se le permitió a la mariposa aletear, dejando que Chávez cambiara la regla de reelección única por la reelección indefinida y perpetua que le sirvió para morir en el poder luego de doce años ejerciéndolo de forma absoluta. Ejemplo que siguieron otros mandatarios de América Latina, que de igual forma usaron su poder para cambiar las reglas de juego inicial y quitar todos los límites, incluyendo el límite de tiempo.

En ese momento nadie advirtió del peligro que significaba abolir el principio de alternancia democrática que estaba recogido en todas las constituciones de los sistemas presidencialistas por una razón muy concreta, y es que en esos sistemas los jefes de Gobierno son a su vez jefes de Estado y al no estar su legitimidad atada a un parlamento, su perpetuidad genera casi siempre la sustitución de la democracia por un caudillismo autocrático. Por eso es que la analogía con el aleteo de la mariposa cabe, porque pasó así de desapercibido, al punto que todavía hoy son muy pocos los que relacionan aquellos cambios con las tragedias posteriores. Quizás con un ejemplo más actual se entienda mejor el argumento: Rusia. Cuando Putin llegó al poder a principio de siglo el límite constitucional era también de una reelección única, la cual burló primero colocando a un presidente títere como sucesor y luego modificando las leyes para ampliar el período y la cantidad de reelecciones posibles, lo que le permitirá ahora gobernar hasta 2036 y coleccionar casi cuatro décadas de mando continuo. ¿Alguien puede dudar que si en Rusia se hubieran mantenido los límites a la reelección, hoy Putin no actuaría como emperador y no estuviera ocurriendo el genocidio en Ucrania?

Pero no solo hemos sido incapaces en Occidente de defender el principio de alternancia democrática y el concepto fundamental de los límites al poder, los cuales aplican incluso para las mayorías, sino que hemos hecho todo lo contrario. Cuando Evo Morales intentó reelegirse por cuarta vez consecutiva, habiendo perdido incluso el referéndum que convocó para tal fin, el Tribunal Constitucional de Bolivia y la propia ONU alegaron que era un derecho humano del mandatario ser candidato de nuevo, pasando luego lo que pasó. Por eso no sorprende que ahora nadie se queje por el plan que está ejecutando López Obrador en México para burlar la regla constitucional de período único sin reelección que tiene casi un siglo de vigencia. Ya ha ensayado dos consultas populares, siendo la más reciente el referéndum revocatorio impulsado por el propio AMLO contra él mismo, con el propósito de generar un antecedente que le pueda servir luego (aunque lo niegue) para consultar sobre su reelección al margen de la letra constitucional. Veremos si lo intenta y si se lo permiten. El caso es que la mariposa sigue aleteando por todos lados sin que nadie se preocupe por las tormentas que puedan causar luego.

En sistemas parlamentarios el poder está limitado porque su legitimidad reside en las cortes y no en una persona específica, pero en el caso de sistemas presidencialistas la única forma de limitar el poder es impidiendo una permanencia prolongada e indefinida. Así de claro, por eso todas las constituciones regulaban las reelecciones para limitar el tiempo de un mandato. Esto es justamente lo que en este siglo ha comenzado a cambiar, dando como resultados un auge de tiranías caudillistas. Si un gobernante se cree perpetuo mandará sin reparo porque asume que nunca rendirá cuentas, en cambio si sabe que su mandato tiene límite de tiempo y que después será un ciudadano común sin poder, gobernará moderadamente. Esta es la gran virtud de la democracia, que como decía Russel, no garantiza un buen gobierno pero previene ciertos peligros y evita atrocidades a gran escala. Una virtud que hoy debemos valorar más que nunca y que nos obliga a defender esos principios que permiten que las democracias se mantengan, como el principio de alternancia y los límites de tiempo de los mandatos presidencialistas. Russel incluso aseguraba que la libertad individual sólo era posible en países donde existen procesos ordenados para el cambio de gobierno. El aleteo de la mariposa al que nos referimos aquí tiene que ver justamente con la eliminación de esos procesos ordenados y la alteración de los consensos constitucionales al respecto. Porque a fin de cuentas, para terminar también con Russel, “la historia del mundo es la suma de aquello que hubiera sido evitable».

1 respuesta »

  1. Su análisis es excelente, contundente y necesario…pero me pregunto:

    ¿hay alguna forma de reversar este proceso de perpetuación de dictadores en Suramérica, cuando una de sus características fundamentales es establecer estrategias a través de la compra de las fuerzas armadas y los cuerpos de seguridad para garantizar su permanencia en el poder?

    Me encanta leer sus profundos análisis y leo con interés genuino todos los artículos de politikaucab.net, pero hay algo que veo como el denominador común, es que todos señalan y analizan los hechos ya sucedidos, y sus consecuencias evidentes…pero nadie menciona posibilidades, alternativas, métodos o ideas para salir de dichas consecuencias e iniciar un nuevo camino hacia la democracia. Y siento que Venezuela necesita IDEAS, necesita ESTRATEGIAS, necesita el enunciado de formas posibles para salir de esta pesadilla.

    Gracias por su atención

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s