Destacado

Escenarios Venezuela (I)

Archivo

José Castrillo

Desde hace mucho tiempo el ser humano ha procurado conocer el futuro de su organización, empresa, gobierno o país. Muchos métodos y técnicas se han venido desarrollando, en procura de luces y certezas para gestionar el porvenir o devenir.

  Estas formas y técnicas se han perfeccionado con el paso del tiempo y en los años setenta la empresa petrolera Royal Dutch Shell, utilizó la técnica de construcción de escenarios para tratar de acercarse al futuro del comportamiento del mercado petrolero, esta empresa era una de las grandes de ese sector. 

 Shell, después de diseñar varios escenarios sobre el comportamiento  futuro del mercado petrolero, logró adecuarse al comportamiento real del mercado, el cual fue vislumbrado con anticipación, al aplicar la técnica de escenarios. El uso de esta herramienta de análisis le permitió  aplicar un plan de contingencia adecuado al comportamiento del mercado, como lo fue la caída del precio del petróleo, mientras, el resto de las empresas energéticas hacían proyecciones lineales que les indicaban que el precio del petróleo seguiría subiendo. Hoy en día la técnica de escenarios, es una herramienta de la planificación estratégica. 

  Los escenarios describen realidades alternativas hacia el futuro, proyectan una gama de posibles resultados que permiten a las organizaciones, pensar acerca del futuro. Esta técnica no “predice” lo que va a suceder, sino que identifica lo que “podría” acontecer. Permite identificar lo que deberá hacerse para lograr un resultado deseado.

 Estos son útiles porque permiten: a-) evitar que nos sorprendan los hechos, b-)  cuestionar las predicciones convencionales o proyecciones lineales  c-)  identificar los signos de cambios y d-)  evaluar la viabilidad y factibilidad de las estrategias de la organización bajo diferentes circunstancias.

  Su aplicación se ha extendido al mundo empresarial, gubernamental y militar. Es de gran valor para las organizaciones  en relación a la visualización del futuro a corto, mediano y largo plazo, a partir de la descripción de varios escenarios posibles y probables en el horizonte de tiempo. El futuro se ve desde varias apuestas o premisas, considerando las tendencias dominantes o prevalecientes, las rupturas de tendencias y eventos inesperados o disruptivos.

  Toda organización inteligente construye no uno, sino varios escenarios que son posibles y probables, y para los cuales se han diseñado estrategias, acciones y hojas de rutas, con sus recursos y metas, adaptándose a la realidad emergente predeterminada en la fase previa de planificación estratégica.

  Cuando se trabaja bajo la técnica de escenarios, se reduce la posibilidad de que la organización sea sorprendida por una situación inesperada, porque en la planificación previa se han visualizado los escenarios posibles, probables, deseables y no deseables, y para cada una de ellos, la organización diseña un plan de contingencia.

  Esta técnica es una herramienta útil hoy día, más necesaria que nunca,  dada los niveles de incertidumbre, complejidad, conflicto y turbulencia que dominan el entorno donde interactúan las organizaciones. Es un instrumento clave para la construcción de un futuro deseable. En tal sentido, Polonia, Corea del Sur y Sudáfrica, utilizaron esta herramienta para visualizar su futuro, dada la situación sociopolítica y económica que predominaba en esas naciones cuando hicieron esos ejercicios de escenarios.

  Hacer un ejercicio de escenarios para Venezuela, requiere un compromiso sincero del liderazgo político, económico y social, que a partir de la noción de bien común, unan sus diversas ideas para tratar de despejar el camino que nos permita hacer viable y factible un escenario deseable: una Venezuela de democracia plural, de progreso económico sostenible e inclusivo y con equidad social.

  Construir los escenarios futuros de Venezuela, es una tarea pendiente, después de más de 20 años de confrontación política permanente, situación que se ha traducido en una profunda crisis política, económica y social.

  Debemos asumir el reto de pensar en términos colectivos sobre el futuro que deseamos para nuestra nación. Los proyectos y escenarios que nos han vendido en los últimos 20 años, sobre la Venezuela Potencia han fracasado. Ojalá podamos aprovechar la oportunidad de unir nuestras voluntades para reconstruir a Venezuela, diseñar el futuro deseable y desde hoy trabajar en configurar la hoja de ruta que nos ha de permitir alcanzarlo. Sin utopías estamos perdidos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s