Editorial

Editorial N°56: El sadismo del terror

Editorial1

El sadismo del terror

PDF   compartir

Daniel Fermín Álvarez / 13 de marzo de 2015

A Rodolfo González lo mató el gobierno.  Era un hombre inocente, encerrado en los calabozos de la policía política del régimen, pagando condena sin juicio alguno por la supuesta denuncia de un “patriota cooperante”.  Sin presunción de inocencia, sin respeto a esas reglas básicas del ordenamiento legal que tanto estorban a quien prefiere la orden y el porrazo.  Sí, independientemente de las circunstancias de su trágico fallecimiento, a Rodolfo González lo mató el gobierno y sus acusaciones falsas.  Nunca debió estar en ese lugar.

Hoy todos en la comunidad ucabista estamos consternados, con el peso de una tristeza que se agudiza entre puntadas de indignación por la injusticia.  Contra Rodolfo González se ensañó el abuso de los poderosos, eso que cínicamente les ha dado por llamar “humanismo socialista” y que han sufrido nuestros muchachos en las frías celdas de “La Tumba”.  Es una metodología, que se repite en los casos de Crovato, Coello, y tantos más.  Al final, el Estado le falló a Rodolfo González.  Ese Estado, responsable de su integridad física y mental, de su vida, ese Estado que lo mantenía en una celda de dos por tres metros, fue incapaz de resguardarlo, de protegerlo, de cumplir con su responsabilidad.

Responsabilidad.  La muerte de Rodolfo González es responsabilidad del Estado, de ese Estado cuyas fronteras han desdibujado hasta confundirlo en una fusión Estado-gobierno-partido.  Y retumba la palabra responsabilidad en unos gobernantes que infelizmente declaran sobre el sonido hueco que produciría una bala en la cabeza de un venezolano que piensa distinto, sin detenerse en lo más mínimo a ponderar el hecho de que una madre aún llora el asesinato reciente de un niño de 14 años a manos de la Policía Nacional.  Tampoco reparan en el hecho de que sus palabras se traduzcan en futuros cráneos baleados, en una invitación a los grupos armados oficialistas que, guapos y apoyados, se sienten todavía más intocables con declaraciones de este tipo.  Al final, un remedo de disculpa, a regañadientes, sin la más mínima pretensión de sinceridad.  La responsabilidad de un gobierno que hace como que el lenguaje no se traduce en acciones escasea más que los bienes de la cesta básica que tienen a la gente de cola en cola en una cubanización que vimos venir pero que, como en los retrovisores de los automóviles, estaba más cerca de lo que parecía.

El terror se llevó a Rodolfo González.  Es un terror sistemático, sádico, hecho metodología oficial.  Torturas físicas y psicológicas, amenazas, maltratos, condiciones de reclusión diseñadas para quebrar a la gente, a la gente inocente.  Así es la cárcel para los presos de conciencia del régimen.  A Rodolfo González le anunciaron, seguro con la habitual sorna del mandamás, que sería trasladado a Yare junto a presos comunes de alta peligrosidad.  La vieja amenaza del Presidente se hacía orden.

Ese evidente desprecio por  la separación de poderes se desborda en todas las direcciones de la vida política venezolana.  Al respecto escribe Carlos Romero en su columna Debate Ciudadano.  El artículo “Inmunidad parlamentaria y el debate político-constitucional” parte de un recuento histórico de la inmunidad parlamentaria a partir de la detención del diputado tachirense Antonio María Noguera en 1936, y establece la importancia de la inmunidad parlamentaria para garantizar que los diputados tengan libertad e independencia en sus deliberaciones y decisiones.  Romero hace el caso de que cuidar la inmunidad parlamentaria no viene hoy a conveniencia de algunos diputados que han sido despojados de ella o amenazados de despojo, sino en general para cualquier diputado que, mayoría hoy, pudiera no serlo mañana.  Un diputado detenido, expone el artículo, está preso junto a miles de ciudadanos que él o ella representa.  La columna Debate Ciudadano hace en esta edición un reconocimiento al valor de la separación y autonomía de los poderes y, frente al retroceso institucional y político que sufre la nación, urge a recobrar el sentido de responsabilidad (de nuevo, la responsabilidad) frente a la Constitución para recuperar la función parlamentaria.

En su columna Enfoque Político, Juan Manuel Trak alerta sobre tendencias oligárquicas en las élites de los partidos políticos, que limitan la participación de sus bases en la toma de decisiones.  El artículo “Partidos sin democracia” plantea que, más allá de que no pueda haber democracia sin partidos, no puede haber democracia sin partidos democráticos.  Los partidos venezolanos, sostiene el profesor Trak, no han sabido democratizar sus estructuras internas, lo que ha llevado a que, frente a las elecciones a la Asamblea Nacional, la alianza opositora plantee unas primarias restringidas que, a su juicio, son insuficientes.  Aboga Trak por una participación abierta que permita legitimar el liderazgo, entusiasmar a la población, diferenciarse de las prácticas autoritarias del oficialismo y deslegitimar opciones no salidas del favor popular.  Lamentablemente, concluye, ante unas primarias limitadas, la oposición va a tener que lidiar con otras opciones que le restarán votos para ganar en circuitos decisivos.

En el marco del Proyecto de Integridad Electoral Venezuela, presentamos el Reporte Especial N° 06, que aborda tres temas fundamentales de preparación para las elecciones parlamentarias: Convocatoria y Cronograma Electoral, Registro Electoral y Centros Electorales.  Estos tres temas influyen de manera directa en la participación de los ciudadanos en los procesos electorales.  Invitamos a todos nuestros lectores a leer con detenimiento este Reporte.

No era esta la manera en la que hubiésemos querido presentar el primer editorial a nuestro cargo.  Queríamos expresar nuestro agradecimiento al profesor Gustavo Moreno y desearle éxito en estos meses que otros proyectos lo alejan de nuestra revista, mas la realidad se impone.  Sabemos que el reclamo que llevan estas líneas es el mejor homenaje a la línea crítica y la postura ética del profesor Moreno.

Desde PolítiKa UCAB queremos expresar nuestras condolencias y solidaridad a la Dra. Lissette González, compañera y amiga, y a toda su familia.  Hoy elevamos nuestro grito por la justicia y la paz.  Los primeros relatos cuentan que Rodolfo González se sacrificó por los muchachos que se habían convertido en sus compañeros de pena, que les dijo en la víspera que iba a hacer algo para evitar que los trasladaran a Yare.  Hoy, el flamante ministro del Interior niega las versiones del traslado.  Rodolfo González le cumplió a los chamos de una manera que el Estado nunca pudo.

En una carta de cumpleaños a su esposa, Rodolfo González se despide con el compromiso de “luchar hasta vencer”.  Es con ese compromiso que honramos la memoria de un hombre inocente y patriota.  Despedimos la edición compartiendo el compromiso de luchar hasta vencer las cadenas de la opresión y la injusticia, luchar hasta vencer el sadismo del terror.

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”

@danielfermin

2 replies »

  1. La realidad es siempre mucho más interesante que la ficción. El joven asambleísta venezolano y legislador, Robert Serra quien fuese asesinado en un crimen pasional por los mismos menores de edad, que eran parte de los “paramilitares Colectivos “, a los que Robert Serra explotaba sexualmente. Su agresiva e hiriente manera de expresarse como político, representante del Oficialismo, fue paralela a su vida íntima como sadomasoquista: la evidencia de la degradación moral y política que reina en Venezuela. Durante 15 años, estos jóvenes, “colectivos”, se han dedicado al ejercicio de la delincuencia con impunidad, armados y protegidos por la dictadura venezolana como si fuesen defensores de la libertad, una manera no tan extraña de hacer cumplir la justicia del gangsterismo entre gobiernos tiránicos. Ahora este miserable gobierno de Nicolás Maduro finge desvincularse de estos grupos al inventar falsas acusaciones para distraer de la verdad.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s