Opinión y análisis

La diferencia entre lo bueno y lo fácil

Chavez-multitud

PDF compartir

Fernando Arreaza Vargas – 29 de abril de 2016

¿Cuál es la diferencia entre resolver un problema o anticiparse a un problema? En política es lo mismo a la diferencia entre lo bueno y lo fácil. Las crisis funcionan como vitrina que electoralmente son valiosas para los políticos; esta situación genera vicios de daños incalculables. La mezcla del show y la política permite que los oportunistas se pregunten cuándo les conviene resolver un problema

Son las 4 de la mañana, está oscuro y una vía con una curva peligrosa al borde de una montaña toma lugar en alguna parte del mundo. Hay unos trabajos que causaron un desvío peligroso.

Esta misma imagen la comparten dos mundos paralelos. En el primero, uno de los trabajadores hizo su trabajo y colocó un cartel que avisa del peligro a los conductores. Un carro con una familia pasó por el lugar, observaron el letrero y tomar las precauciones para pasar sin problemas. Todo bien.

Sin embargo, en el segundo todo es distinto. Nadie hizo su trabajo y este mismo carro no logró ver la curva. El carro llegó al filo del despeñadero con un frenazo y todos los trabajadores se lanzaron al rescate. En segundos la familia va a caer por la montaña. El mismo trabajador que debió colocar el letrero se lanzó y rescató a la madre y los dos hijos; en el último segundo también sostiene al padre que conducía antes de caer. El carro cae sin nadie adentro.

¿Quién es el héroe?

No cabe duda que hay un mérito en el segundo caso, digno de aplaudir. El segundo trabajador se lleva los aplausos, entrevistas, portadas de revista, y quizás hasta alguna película.

Del primero nadie se acuerda. Hizo su trabajo desde el primer momento y evitó que se llegara a cualquier situación de riesgo, pero nadie se acuerda.

Así es la recompensa de la política. El premio electoral por ser eficiente no siempre es el mejor.

La política profunda está llena de desvíos, trampas y tentaciones. Las frustraciones, los miedos y el desespero son materias primas poderosas para los encantadores de serpientes. Más grave aún, los trucos de estos personajes son contagiosos. Después de todo, pelear políticamente contra un populista es boxear con una mano amarrada.

populismo_0Por ello, la necesidad empuja para enfrentar a los populistas con más populismo… creando un círculo de frustraciones. Promesas que no se pueden cumplir, propuestas que no son viables y llamados sin sustancia. Todo dentro de la siguiente paradoja de los países en crisis: para cambiar hay que cambiar.

El primer paso para enfrentar este mal, desde el punto de vista estratégico, es asumir una simple idea. Dura pero inevitable: la política exitosa normalmente es silenciosa. Los gritos, los cantos, los poemas, las batallas y el drama normalmente son adornos de sistemas poco prácticos. Más allá de la lucha lamentable por gritar más fuerte, hay un dilema mundial con esta especie de fusión entre la política y el show. Hay mucho más crédito electoral por sacar a un país de una crisis que por evitar que caiga en ella.

La recompensa por ser un político eficiente es baja, puesto que los que manejan el panorama mediático de una crisis obtienen mucha más atención.

Así pasa hasta con la integración global. Estas negociaciones y acuerdos son producto de políticas silenciosas. En el fondo nadie relaciona la armonía entre países a un mejor sueldo, mayor seguridad o mejores condiciones de vida. Por esta misma razón numerosos líderes a nivel mundial obtienen apoyo por políticas proteccionistas, cerradas y primitivas.

La fórmula para inspirar a las personas a un movimiento es más compleja que la fórmula para explotar el miedo de esas mismas personas. Varios presidentes latinoamericanos en la última década impregnaron de miedo a sus votantes. Miedo al pasado, miedo al presente y miedo a un futuro sin ellos. Un escenario oscuro donde ellos como cabezas eran la única esperanza. Un chantaje político para que la gente viviera rodeada de miedos.

Los “no mercenarios”

Semanas atrás hablamos de Felipe González y los proyectos “no mercenarios”. Los cálculos políticos son parte del juego, es verdad, pero hay coyunturas que demandan ir más allá. Venezuela está en una de esas coyunturas.

Recoleccion-de-firmasHoras después de que comienza el camino del Referéndum Revocatorio hay quienes aún priorizan los cálculos políticos al sacrificio necesario. Hay quienes toman una posición simplemente por no seguir la propuesta de la competencia. La MUD propuso varias vías impulsadas por las diferentes facciones que la conforman; de todas las vías la única que hoy tiene forma es el Revocatorio. Las otras vías no se tienen que descartar, pero se necesita una unidad total cuando las barreras al Revocatorio aparezcan.

Es hora de la política silenciosa, de los acuerdos y los apretones de mano. Además, de nada sirven los cálculos cuando las cuentas no dan.  Por estas fechas algunos trabajan para poner el letrero que evite una desgracia y otros por apostar a la desgracia para aprovechar la vitrina.

2 replies »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s