Opinión y análisis

El rescate de la Asamblea Nacional y el desafío histórico de defenderla

AN-4-Foto-AdrianaFernandez

PDF compartir

Carlos Romero Mendoza – 13 de mayo de 2016

La Asamblea Nacional, por primera vez desde que se aprobó la Constitución vigente, logra conformarse con una mayoría calificada de diputados, gracias a la participación electoral de los venezolanos el pasado 6 de diciembre 2015.

A lo largo de estos 5 meses del año 2016, hemos sido testigos del rescate de la función parlamentaria, y de un intento responsable y sostenido por recuperar el valor de la institucionalidad del Poder Legislativo Nacional.

El trabajo de la Asamblea Nacional, desde su instalación, ha sido constante en la tarea de reconocerse y hacerse reconocer como foro político nacional por excelencia.   Los principales temas públicos que hoy atentan contra la calidad de vida de los venezolanos logran, por primera vez en décadas, encontrar un foro plural, abierto y libre para debatir y discutir cada situación en particular.

La problemática del agua en Venezuela; la crisis humanitaria de salud; la también crisis humanitaria sobre el derecho agroalimentario; la situación de la pesca nacional, son sólo algunos de los distintos temas que la agenda parlamentaria ha debatido y sobre los cuales ha logrado importantes acuerdos institucionales, que están a la disposición de los interesados en la plataforma web de la Asamblea Nacional[1].

Responsablemente, y de cara al país, la Asamblea Nacional ha debatido sobre el respeto a los Derechos Humanos y más recientemente, a la propia Constitución, llegando a aprobar dos importantes exhortos a los Órganos del Poder Público, para que cumplan, por un lado, con las decisiones, resoluciones, opiniones o actos dictados por organismos internacionales de Derechos Humanos y, por el otro, con las disposiciones y principios establecidos en la Constitución vigente.

PDF-Ésta-es-la-Memoria-y-Cuenta-entregada-por-el-Ministerio-de-Salud-a-la-Asamblea-NacionalAsimismo, como una expresión clara de autonomía y de control político sobre el Ejecutivo Nacional, la Asamblea Nacional desaprobó la extensión de la vigencia del Decreto de Emergencia Económica dictado por el Ejecutivo Nacional y además, aprobó un voto de censura para la gestión del Ministro de Alimentación.

Ambos actos políticos deben ser valorados como una expresión legítima, legal y además constitucional del Poder Legislativo Nacional y su desconocimiento por parte del Ejecutivo Nacional, con el apoyo de la Sala Constitucional, representan la mejor evidencia del desconocimiento al orden constitucional e institucional del país.

La Asamblea Nacional también ha logrado, en estos meses, reivindicar la función legislativa que le corresponde.  Hasta la fecha ha logrado presentar 20 proyectos de leyes, de los cuales 5 han sido debidamente sancionados.  Si la Asamblea logra sancionar todos esos proyectos, lograría superar el promedio de leyes que fueron sancionadas durante el año 2011-2015, que según Monitor Legislativo, fue de 16 leyes. Por ejemplo, en 2015 fueron sólo 2 y en 2013 fueron 20[2].

La rapidez y efectividad con la que actúa la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia para declarar la inconstitucionalidad de las leyes sancionadas por la Asamblea Nacional, y de advertir el alcance de un proyecto de Enmienda aún no sancionado, evidencia la intención política de anular cualquier intento de cambio político que venga de la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional en estos meses se ha puesto al servicio de los ciudadanos y del futuro de la democracia, precisamente entre sus debates está la ya mencionada Enmienda que es una de las vías que se han planteado para buscar soluciones jurídicas a la crisis profunda que vive el país.

Ha llegado el momento histórico de reivindicarnos como sociedad. En el año 1999 le dimos la espalda al Congreso Bicameral de la República, permitiendo que una declaración de urgencia legislativa y un decreto de reorganización de los Poderes Públicos, dictado por la Asamblea Nacional Constituyente, disolviera aquél Congreso, aun estando vigente la Constitución de 1961.

Esa reivindicación se traduce en la responsabilidad de acompañar con acciones concretas a la Asamblea Nacional, tanto en su función parlamentaria como en la defensa institucional de la misma.  Ello supone la evolución de muchos venezolanos de electores y militantes, a ciudadanos.

Una herramienta para esa evolución es la consulta legislativa, garantizada en la propia Constitución, mediante la cual la Asamblea Nacional podría atraer al ciudadano a la función parlamentaria.  Frente al engaño que representó el parlamentarismo de calle y el pueblo legislador, resulta esencial rescatar esa herramienta para hacer que esos textos normativos, que están en la Agenda Parlamentaria de la Asamblea Nacional, pasen a integrar la Agenda Ciudadana en la defensa de la institucionalidad democrática.

Una nueva estrategia de consulta debe ser asumida, con sencillez, sin marketing político y con honestidad; además, debe facilitar la oportunidad para que los temas sobre los cuales se desarrolla cada proyecto de Ley puedan ser abordados con libertad, pluralidad y amplitud por los ciudadanos que voluntariamente deseen participar.

images (1)Así como los proyectos de ley se pueden legitimar con la participación de los ciudadanos, cada uno de los acuerdos aprobados por la Asamblea Nacional pueda recibir el respaldo del Pueblo Soberano o bien ser ampliados a través de Declaraciones, Manifiestos y Comunicados de una sociedad civil que se organiza en defensa de la institucionalidad del Poder Legislativo.

Hay suficiente contenido para construir una Agenda Ciudadana en defensa de la Asamblea Nacional, en defensa del respeto a las instituciones y a la voluntad popular.    Los diputados hacen su trabajo, han cumplido hasta ahora, pero no es suficiente; el respeto institucional exige que de electores, pasemos a ser ciudadanos.   Estos años de revolución, si algo han dejado claro, es que el voto no es suficiente para sostener la democracia, se necesita entenderla y sólo ello se logra a través de procesos participativos responsables y éticos, que faciliten el aprendizaje social sobre el valor de la institucionalidad, del orden jurídico y de la diversidad social, económica y política.

El desafío es ser ciudadano, el reto es lograrlo y la tarea es nuestra.

 

 

 

[1]Asamblea Nacional.  Recuperado el 08 de mayo de 2016. Online en: http://www.asambleanacional.gob.ve/documento/show2/id/58

[2]Monitor Legislativo.  Recuperado el 09 de mayo de 2015. Online en: http://monitorlegislativo.net/leyes-aprobadas/

2 replies »

  1. Comparto el planteamiento para construir una Agenda Ciudadana en defensa de la Asamblea Nacional. Sin embargo, le agregaría también a la agenda un espacio para exhortar a los diputados a cumplir con algunas funciones que le pueden ser incómodas pero que son necesarias para reconstruir la república.

    Puedo compartir muchos de los “logros” de la Asamblea Nacional actual, pero que eso no sea motivo para decir que su actuación ha sido del todo correcta, porque no es así.

    Lo primero que debió hacer la Asamblea Nacional es no permitir la separación de los diputados de Amazonas, lo segundo declarar nula la designación de los “magistrados express”, la tercera solicitarle a Maduro la presentación de su partida de nacimiento (que lo hizo) y la cuarta, suspenderlo de sus funciones hasta que no presente su partida de nacimiento y la renuncia a la nacionalidad colombiana.

    ¿Por qué debieron hacer eso primero? Porque es lo que demanda la idea republicana. Porque la la libertad y la defensa de la institucionalidad en regímenes como este, pasa por la confrontación, uno lo que hace es escoger cuándo la inicia y que, dicho sea de paso, al estar en desventaja en cuanto a las capacidades reales, al menos debe adelantarse en la confrontación simbtólica con el poder.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s