Opinión y análisis

La defensa de la democracia como rebelión es el camino

PDF compartir

Carlos Carrasco  –  7 de abril de 2017

Ante la usurpación de poderes a la Asamblea Nacional por parte del Tribunal Supremo de Justicia, resulta necesario que la sociedad venezolana desarrolle una agenda de calle indefinida en los próximos días, cuyo objetivo, más allá de reivindicaciones particulares, se enfoque en la recuperación de la democracia y la institucionalidad.

Esto parece obvio, pero la verdad es que el actor responsable de enmarcar acciones para la presión política no logró hacerlo. La Mesa de la Unidad Democrática a través de su mayoría en el parlamento “disfrutó” de 1 año y 3 meses para generar un cambio real, que llevara a una salida pacífica e institucional a la crisis. Durante ese periodo, pocas veces se acertó en los mecanismos y metodologías para la presión ciudadana. Se perdió el tiempo en discusiones internas, intereses personales e intrigas.

En ese contexto, quizás los errores más grandes fueron el apaciguamiento de la protesta y la apertura a un dialogo con el gobierno sin condiciones y objetivos claros. Hoy los venezolanos que no creen en este régimen autoritario pagan las consecuencias de esos errores de la MUD.

Frente a este panorama, la sociedad en general tiene dos opciones. La primera se enmarca en la espera inactiva y la aceptación de un gobierno dictatorial abierto. La otra alternativa, no es fácil, se trata de impulsar una protesta y discurso ciudadano en red con el centro en la recuperación de la democracia. A pesar de las dificultades, esta última opción se perfila como la correcta.

Se debe entender, que las relaciones entre el gobierno y la ciudadanía cambiaron, ya no se trata de otro régimen populista latinoamericano del Foro de Sao Paulo poco transparente. Ahora se trata de un régimen autoritario, que atenta contra la legitimidad del pueblo y de sus instituciones. Se trata un grupo, que quiere acabar de manera definitiva con la libertad de una sociedad, que ya de por sí, se encuentra en una grave crisis ante la falta de alimentos y medicinas.

Así como resulta inhumana la actitud del gobierno, ante los problemas que enfrenta Venezuela; también resulta desfachatado, que cualquier actor político que se declare opositor a este gobierno pida más tiempo a una población diezmada .

El hambre no espera ni la muerte tampoco. La salida a esta situación, ya no solo pasa por utilizar los canales regulares, sino por la creatividad y la gallardía que pueda movilizar a la ciudadanía.

Si existió un momento para ejercer el artículo 350 de la Carta Magna parece que es este, donde se establece: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.

La defensa de la democracia como rebelión es el camino, que debe tomar la ciudadanía. Ya no se trata de una posición radical en el medio de discursos disonantes, sino la única opción, para una población que pierde cada día más su libertad y la esperanza para recuperarla.

When the people fear their government, there is tyranny; when the government fears the people, there is liberty. When injustice becomes law, resistance becomes duty

Thomas Jefferson

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s