Destacado

Una gota de combustible una gota de gobernabilidad

Foto extraída de: Neomotor

Economista de la Universidad Central de Venezuela (1987), Master en Economía en Roosevelt University (Chicago, 1991), y Ph.D. en Economía en University of East London (Inglaterra ,1997). Individuo de Número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas. Profesor Titular de la Cátedra de Macroeconomía de la Escuela de Economía de la UCV y Profesor Invitado Internacional en FLACSO-Ecuador. Autor y editor de 6 libros sobre Macroeconomía y Desarrollo.

Leonardo Vera | @LeonardoVera60

El espinoso recorrido de la gobernabilidad en Venezuela se da en un complejo mapa de problemas que pasa hoy por el estrecho callejón de los servicios públicos. Algo más de un año atrás, el país padecía con asombro y sufrimiento el colapsó el sistema eléctrico nacional. Hoy encerrados por la pandemia, la mayor preocupación en materia de servicios es el combustible y los venezolanos se preguntan ¿cómo podrán regresar a sus trabajos?, ¿cómo hacer llegar sus productos y servicios a los centros de acopio?, ¿cómo transportar los insumos básicos desde un sitio a otro? Lo que para ningún país en el globo es materia de problema, para los venezolanos es la mayor amenaza que se vislumbra en lo inmediato.

El cómo llegamos a donde estamos, “sentados en un océano de petróleo, pero sin gasolina”, es un tópico sobre el que no es necesario abonar mucho más. En tres platos, se perdió la autosuficiencia, se dejaron perder las refinerías y con ello el que fue hasta el año 2008 el complejo refinador más grande del mundo, además, se comenzó a traer gasolina importada y ya no hay recursos ni fórmulas para seguir abasteciendo la muy mermada demanda del mercado interno.

¿Qué está tratando de hacer el gobierno de Maduro para encarar un problema que terminará siendo fuente de creciente descontento y que en  última instancia puede llevar muy fácilmente a desencadenar lo que hoy son potenciales focos de protesta? Por lo pronto, prolongar el “Estado de Alarma” y comprar tiempo.   

Entre tanto Maduro ha nombrado a Tarek El Aissami, Vicepresidente para el área económica y su ministro más pragmático, como rector de la política de hidrocarburos en el Ministerio para el Petróleo, y a un gerente petrolero aliado a su proyecto y primo hermano de Hugo Chávez Frías, Asdrúbal Chávez, al comando de PDVSA. Desde una comisión nombrada por Maduro en el mes de febrero (Comisión Presidencial para la Defensa, Restructuración y Reorganización de la Industria Petrolera), El Aissami había ya anunciado a comienzos de abril un plan de distribución de gasolina para sectores prioritarios. El plan ha sido un caos, pues la oferta de gasolina es mínima, no hay en realidad un sistema ordenado de distribución y la logística recae enteramente en la corporación militar, donde lamentablemente campean las fugas clandestinas y la corrupción.

Más allá de esta precaria iniciativa, el gobierno de Maduro tiene frente a sí 3 opciones -no necesariamente excluyentes- para salirle al paso al problema de la escasez de combustible. Una de corto plazo y poca vida útil, otras dos de mediano plazo e inciertas.

En el corto plazo, el gobierno de Maduro espera aprovechar ciertos vínculos con empresas extrajeras y una relación más estrecha con el gobierno de Irán para importar gasolina. Hoy se habla de tanqueros franqueando el Atlántico procedentes de Irán hacia Venezuela. Hace varias semanas el diario ABC de España publicó el contrato entre una prácticamente desconocida empresa mexicana, Jomadi Logistics & Cargo, con la estatal de Venezuela PDVSA para intercambiar crudo por gasolina. Las sanciones sobre PDVSA y la escasez de recursos gubernamentales hoy parecen obstáculos insoslayables.

La segunda opción consiste en intentar la reactivación en las operaciones de dos refinerías (El Palito y Cardón) y volver a producir algún caudal internamente. La situación de la refinería de El Palito es incierta y análisis técnicos hablan de seis meses para su reactivación, para producir en el mejor de los casos 40.000 barriles/día, cerca de un 30% de la mermada demanda del mercado interno. En el caso de Cardón ahí se conoce con más precisión de la participación de una alianza chino-iraní suministrando piezas y técnicos de refinería para reactivar operaciones. Presumiblemente, Venezuela estaría pagando este esfuerzo con toneladas de oro de la reserva nacional enviadas desde Venezuela a Irán en un puente aéreo que comenzó a finales de abril.

La tercera opción, quizás la única con un fondo estructural y que garantizaría duraderos resultados, requiere un salto importante en materias de reformas. Consiste en otorgar licencias al sector privado para importar y comercializar combustible en el país a precios rentables. Pero para darle viabilidad a esta opción, y como bien lo han señalado algunos expertos legales, se requiere modificaciones al Decreto N° 1.648 de 2002, que reservó al Estado venezolano el control y comercialización de los productos derivados de los hidrocarburos y a la Ley Orgánica de Reordenamiento del Mercado Interno de los Combustibles Líquidos de 2008, para entonces crear un mercado abierto de distribución y venta de combustibles en el que PDVSA podría competir o no en igualdad de condiciones con empresas nacionales y extranjeras. La fijación de estos precios rentables seguiría quedando a cargo del Ejecutivo (lo que desde luego siempre genera incertidumbre) y un subsidio directo (y no a través del precios) al transportista público y de carga, por ejemplo, permitiría asignarle a la reforma un carácter más progresivo.

Las dos primeras opciones llaman a gobernar en la precariedad y con el uso de la fuerza para neutralizar el descontento. La  tercera opción, la reforma, no transita un camino libre de obstáculos, pero podría darle a los venezolanos una gota de tranquilidad y al gobierno de Maduro una de gobernabilidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s