Destacado

La necesaria reflexión sobre el futuro de la industria petrolera y PDVSA

Foto: Noticiero Digital

Eglée Iturbe de Blanco

Economista (UCV-1961), Magister en Planificación Industrial. Ex ministra de Hacienda. Ex Directora principal de Petróleos de Venezuela.

@Egleidb


1. ANTECEDENTES

Petróleos de Venezuela S.A. fue creada el  29 de Septiembre de 1975, mediante la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industrialización y el Comercio  de los Hidrocarburos. Esta ley conocida como Ley de Nacionalización de la Industria Petrolera entró en vigencia el 1° de enero de  1976 .PDVSA recibió  el mandato de ser la empresa  responsable de la instrumentación del proceso de  nacionalización de la industria petrolera y coordinadora de las actividades de las concesionarias existentes al momento de la nacionalización, las cuales pasaron a ser gerenciada por los venezolanos que para el momento estaban en altas posiciones ejecutivas dentro  de cada empresa, con la finalidad de garantizar la continuación de las operaciones con el mínimo de traumas posibles.

 Al frente de Petróleos de Venezuela se nombró al  General Rafael Alfonso Ravard, gerente con amplia  experiencia en las empresas básicas de Guayana y en el desarrollo del Sistema Eléctrico de GURI. Alfonso Ravard, gerenció PDVSA bajo cinco (5)  principios: meritocracia, autofinanciamiento, apoliticismo, moralidad operativa y gerencia profesional y además adoptó una estrategia de simplificar por etapas la incorporación de las actividades de las operadoras, para lo cual se crearon  cuatro (4) filiales operadoras: Maraven, Lagoven, Meneven y Corpoven, respetando sus estrategias gerenciales. Posteriormente se creó el INTEVEP para crear capacidad de investigación y formación de personal profesional de alto nivel.  PDVSA en sus 45 años de existencia ha pasado por diferentes etapas, en las cuáles ha llegado a ser desde una de las empresas petroleras estatales más importantes del mundo (4ª empresa para 1989) hasta la situación lamentable que la caracteriza actualmente, destruida progresivamente desde sus bases  cuando se convirtió en una empresa “roja, rojita” como lo afirmó su ex presidente, Rafael Ramírez en su oportunidad, echando por la borda todos los principios sobre los cuales había venido funcionando.

2. CONSIDERACIONES IMPORTANTES PARA EL DESLINDE INSTITUCIONAL 

PDVSA tiene la responsabilidad de ejecutar la política petrolera. Es la industria más importante de Venezuela y la que genera el mayor ingreso de divisas al país y en ese contexto debe cuidar celosamente su reestructuración, de la siguiente manera:

2.1 RELACIONES MINISTERIO DE PETRÓLEO Y PDVSA: La Ley de Nacionalización de la industria asignaba al Ejecutivo Nacional, a través del despacho correspondiente, que a lo largo de los años cambió de nombre y responsabilidades varias veces, desde ocuparse de minería y de energía, además de petróleo y la electricidad, hasta ser actualmente Ministerio de Petróleo. Estos cambios incluyeron también cambios en la modalidad de la relación entre el ministerio y PDVSA, de igual manera también cambiaron las responsabilidades de ambas organizaciones. Los elementos más importantes que han afectado la relación, desde mi punto de vista , son los siguientes

2.1.1 El ministerio es el responsable de definir LA POLÍTICA PETROLERA y PDVSA tiene la responsabilidad de dirigir y gerenciar la empresa dentro de los objetivos de la política petrolera, con la autonomía operativa y financiera necesaria. La empresa, reunida en asamblea, debe aprobar su plan estratégico, de cuya ejecución rendirá cuenta anualmente o cuando el ministerio se lo solicite. Para cumplir este objetivo PDVSA cuenta con un directorio donde participan directores internos (alta gerencia) y externos a la empresa donde está representado el ministerio y otros ministros, los sectores empresariales, sindicales y sociedad civil, el cual se reúne periódicamente para aprobar el plan estratégico y las políticas y planes operativos.

2.1.2 El deslinde entre ambas responsabilidades históricamente no  ha sido lo suficientemente claro para que cada organización se sienta a gusto, y en los últimos años se llegó a nombrar a la misma persona ministro del sector y presidente de PDVSA, con lo cual se delegaba, de hecho, la definición de la política petrolera en la empresa que la debía ejecutar y se eliminaba la relación supervisor-supervisado que debe existir entre los dueños de la empresa, en este caso el Estado  y los designados para gerenciarla y realizar las acciones necesarias para alcanzar las metas planteadas en el plan estratégico aprobado, en este caso PDVSA.

2.1.3 Este ambiguo deslinde entre ambas organizaciones se ha dado por la falta de precisiones concretas en algunos aspectos de la Ley de Hidrocarburos y la poca capacidad técnica del ministerio para discutir y supervisar a PDVSA, debido a que los funcionarios del ministerio están sujetos a las normas y remuneraciones de los funcionarios públicos, mientras que PDVSA hasta los últimos años funcionaba con la autonomía de una empresa estatal con grandes responsabilidades en el sector, que esta excluidas de la normativa para funcionarios del sector público. Esto le permitía a la empresa reclutar el talento humano que cumpliera las condiciones de meritocracia, apoliticismo y calidad gerencial  necesario para manejar una empresa de la complejidad de la industria petrolera que tenía que enfrentarse a las mayores empresas del mundo en el sector, en similares condiciones, hasta hace dos décadas. Este deslinde debe ser claramente definido y en cualquier cambio de orientación tanto de la política petrolera como de la operatividad de PDVSA esta  situación debe ser contemplada en cualquier modificación legal y operativa que se decida hacer sobre la estructura de PDVSA respetando la relación que debe existir entre la definición de política y la operatividad de la empresa, reforzando la capacidad técnica del ministerio y dotándolo de las herramientas necesarias para que pueda ejercer su rol adecuadamente.

2.2 Destrucción de las bases de la eficiencia de PDVSA. Los principios que orientaron desde el inicio de la nacionalización la gestión de la empresa se han venido vulnerados progresivamente:

2.2.1 La Meritocracia. Norma interna de PDVSA  era la carrera profesional de larga data dentro de la empresa, empezando generalmente en los campos petroleros hasta llegar al directorio, excluyendo de la misma el nombramiento del Presidente de empresa que era responsabilidad del Presidente de la República, el designado podía  ser sustituido solo por personas de fuera de la industria con poco conocimiento de la complejidad del manejo de una empresa de ese tamaño y calidad. La meritocracia también creó grandes solidaridades internas y reservas frente a personas que viniesen de afuera. Cuando sucedió el despido masivo de la nómina mayor de PDVSA, en el 2002, por Hugo Chávez, hecho inimaginable, la empresa quedó debilitada, siendo presa fácil de improvisaciones y desaciertos. En su lugar, se multiplicó por cuatro la nómina de PDVSA con la nacionalización de varias actividades de servicios y para atender las nuevas responsabilidades “no petroleras” que se le impusieron a la empresa. La falta de personal calificado ha permitido el deterioro de casi todas las instalaciones lo cual esta propiciando la privatización de áreas importantes de la industria.

2.2.2 El autofinanciamiento desapareció a pesar de los precios del petróleo más elevados de la historia. PDVSA tuvo que endeudarse para apoyar a  la República atendiendo directamente la política social del gobierno de Hugo Chávez que desvió el foco central de la empresa de producir petróleo en cantidades necesarias y en forma eficiente a atender las necesidades sociales de las clases más vulnerables sustituyendo  y complementando al gobierno nacional en esta tarea. De esta forma, PDVSA dejó de invertir en procesos tan importantes como el mantenimiento de las instalaciones y bienes propios y en nuevas inversiones para mantener y expandir la exploración y la producción tanto de crudo como de líquidos y gas (caso de la gasolina, por abandono del mantenimiento de las refinerías). En paralelo, nacionalizó las empresas de servicio y desvió las exportaciones de crudo hacia China y Rusia, para pagar los créditos concedidos por estos países.

2.2.3 Hoy en día se ha revertido el proceso de internacionalización que aseguraba mercado para el crudo pesado de Venezuela, vendiendo e hipotecando los activos en Europa y Estados Unidos y creando multiplicidad de pequeñas empresas para apoyar actividades en países de interés político, especialmente Cuba, el Caribe, algunos de Suramérica y Centroamérica afines políticamente (Argentina, Ecuador, Bolivia y Nicaragua). Hoy día con la sustancial reducción de la producción, (de 3MMb/d 1998 a 600Mb/d en 2020) el debilitamiento de las actividades en el exterior por la venta de su participación en empresas que garantizaban mercado al crudo, el uso del petróleo para pagar créditos (China y Rusia), el envío de petróleo a Cuba y el Caribe, la reducción de las exportaciones a los Estados Unidos, PDVSA está planteando recurrir al capital extranjero para poder sostener sus actividades productivas y mejorar el nivel de producción, incluyendo modificaciones en la composición del capital de las empresas mixtas.

2.2.4 El apoliticismo, prevaleciente hasta finales de los 90, fue sustituido por la politización total de la empresa, la cual desde la llegada de Rafael Ramírez fue decretada como una empresa “roja rojita” que ha generado la destrucción de esta con la triplicación de la nómina, donde solo un pequeño porcentaje de la misma se dedica a la actividad propiamente petrolera; el uso de los enormes recursos no se invirtieron  en la industria ni en el pago de los impuestos al fisco para que este realizara la política social, sino que aceptó ser el asignador de recursos para estas actividades, desviando así el foco de atención de su principal actividad: “Producir petróleo y productos para el mercado interno e internacional y generar divisas. También se usó el petróleo para surtir de recursos en divisas las campañas políticas de los países afines ideológicamente.

2.2.5 La moral operativa ha quedado en entredicho con los enormes casos de corrupción que se han generado en los últimos 20 años y que se encuentran en distintas etapas de conocimiento público y de investigación  y con ella, la desaparición de la gerencia profesional y las actividades de investigación y capacitación de alto nivel que llevaron a la industria a generar un producto propio para aprovechamiento del crudo extrapesado, (la Orimulsión) producto que se comercializó por un tiempo para competir con el carbón  y que estaba fuera de la cuota de la OPEP.

3. CONCLUSIONES Y SUGERENCIAS

Los hechos analizados ponen de relieve la necesidad de reformular el papel de Venezuela en la industria petrolera mundial; la orientación del desarrollo de la política petrolera del futuro y  el destino y reorganización de su principal empresa PDVSA y sus relaciones con los capitales y empresas foráneas.  Esto  no es una reflexión que debe realizarse para resolver los problemas de caja inmediatos del Régimen o la recuperación de los niveles de producción en el corto plazo, ni el problema del abastecimiento de gasolina. Es una reflexión que debe insertarse en el destino petrolero del país que cuenta con las mayores reservas del mundo, propiedad de todos los venezolanos y que no pueden seguir siendo dilapidados alegremente sin que los recursos hayan alimentado el mejoramiento permanente del nivel de vida de los ciudadanos. Es una reflexión sobre el largo plazo y el diseño de estrategias y políticas  acordes con la nueva dinámica mundial dentro de la concepción del cambio climático que está sufriendo el planeta tierra y la necesidad de aprovechar los recursos que la naturaleza ha puesto en el subsuelo de nuestro país para que los aprovechemos para el bien de todos los ciudadanos. Es una reflexión que no debe conducir a decisiones improvisadas en situaciones de crisis, es una decisión estructural, no coyuntural, que amerita la consideración de los aspectos señalados en este análisis, lo cual no invalida que se tomen decisiones técnicas y operativas para recuperar los niveles de producción de crudo, derivados y gas en el corto plazo para iniciar el camino a la recuperación de la industria.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s