Opinión y análisis

Un Salto atrás: La Involución del Voto Indígena universal, directo y secreto

Foto extraída de: El Nacional

Por Pedro González Caro

Oficial retirado de la Armada Venezolana. Graduado de la Escuela Naval en 1981. Licenciado en Ciencias Navales. Profesor de la UCAB en el Máster de Gestión de Programas  Sociales, Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública. Subdirector del CEPyG-UCAB


En primer lugar, hay que establecer que el sistema electoral venezolano tiene su origen de 1810,  bajo la autoría de uno de los juristas más importante de historia del país como lo fue Juan Germán Roscio, quien se le encomendó la labor de redactar el primer reglamento de elecciones. En el mismo estableció un sufragio indirecto, restringido, censitario y público. Era indirecto porque se determinó que las elecciones se hicieran de dos grados: a nivel parroquial y por cabeceras de partidos capitulares. Restringido porque las mujeres no podían votar. Censitario porque supeditaba ese derecho a la posesión de un bien inmueble, de unos ingresos determinados o al pago de impuestos, y era público porque se votaba a través de papeletas firmadas o de palabra ante dos testigos en caso de que el sufragante no supiera escribir.


La evolución de voto en Venezuela ha pasado por diversas etapas desde entonces, pero siempre para avanzar en el terreno de los derechos, conforme a la progresividad de los derechos humanos, con la intención de mejorar las condiciones para que el voto sea una herramienta de cambio socio político.

En democracia el voto expresa, pacíficamente, la voluntad de una sociedad que hace posible su conducción, convirtiéndose en una fuerza determinante y concluyente. El voto libremente emitido, honestamente contado y adjudicado, constituye un elemento movilizador y promotor de la construcción social garantizando a cada ciudadano la oportunidad de expresar su voluntad.

Sin embargo en Venezuela, en los últimos años el proceso erosivo que ha venido sufriendo el voto como instrumento de expresión de voluntad del electorado ha venido deteriorando el valor real del voto como expresión de voluntad del ciudadano hasta el punto de que ya muchos dudan de su eficacia como herramienta de la democracia.

El pasado 15 de marzo se cumplieron 74 años desde que en Venezuela se instituyo el Voto Universal Directo y Secreto; Universal porque todos los ciudadanos, hombres y mujeres, mayores de 18 años pueden ejercerlo, Directo porque cada ciudadano directamente y sin intermediarios decide a quien va a dar su voto y Secreto, porque solo el ciudadano que ejerce el derecho sabrá cual fue su preferencia electoral quedando así a salvo de alguna discriminación posterior por no haber “Votado” a la opción ganadora.

Este paso sin duda contribuyo a la consolidación de la democracia en Venezuela a partir del 18 de octubre de 1945, en el que la Junta Revolucionaria de Gobierno decidió convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. Con la convocatoria de esta asamblea, 15 de marzo de 1946, mediante la promulgación del Estatuto Electoral que consagró el voto directo, universal y secreto para todos los venezolanos mayores de 18 años, las mujeres venezolanas votaron por primera vez en unas elecciones nacionales y se les permitió postularse y ser elegidas a los cargos públicos de elección popular. Fueron necesarios 136 años de evolución para alcanzar la cumbre de la expresión de la voluntad popular en nuestra democracia a través del voto universal directo y secreto.

Ahora en el año 2020 el Consejo Nacional Electoral designado, por un Tribunal Supremo de Justicia que violando todos los preceptos que pretenden garantizar el equilibrio de los poderes públicos, el respeto al estado de derecho y las garantías constitucionales, siguiendo procedimientos al margen de la constitución, promulga reglamento especial para regular la elección de la representación indígena en la asamblea nacional 2020.

Este reglamento, de acuerdo a lo establecido en su articulado, tiene por objeto regular la elección de los integrantes de la Asamblea Nacional por los Pueblos y Comunidades Indígenas en ejercicio del derecho a la participación política, de conformidad con sus costumbres y prácticas ancestrales y lo previsto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la Ley. Sin embargo aun con este objeto, el reglamento, es contradictorio con el mandato constitucional que establece que no se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona.

El Reglamento crea la figura de la Asamblea Comunitaria que tendrá la responsabilidad de elegir voceros y voceras que serán los representantes de esa comunidad en una Asamblea General que será donde se elegirán los diputados indígenas, este procedimiento destruye más de 130 años de evolución del voto en Venezuela y elimina de un plumazo el voto directo, pero adicionalmente el mismo reglamento establece que el voto de segundo grado al que se refiere, será a mano alzada con lo cual también elimina el voto secreto que está previsto en la constitución como un derecho para todos los venezolanos sin distingo de razas…

Las consideraciones que hace el reglamento especial para regular la elección de la representación indígena, es El Salto atrás: La Involución del derecho al voto universal directo y secreto porque incumple el principio de Progresividad que consiste en ampliar el alcance y la protección de los derechos humanos, en la mayor medida posible, hasta lograr su plena efectividad, de acuerdo con las circunstancias fácticas y jurídicas al violar las previsiones en materia electoral sobre el derecho al voto universal directo y secreto como derecho de todos los venezolanos y establece de manera taxativa una diferencia entre el venezolano que es indígena y aquel que no lo es, con lo que se crea un precedente pernicioso, en el que unos venezolanos tendrán unos derechos y otros tendrán derechos diferentes o no los tendrán. Esta situación podrá conducir, sin lugar a dudas, a la posibilidad de generar brechas indeseables en el ejercicio de la ciudadanía de los indígenas en detrimento de su condición de ciudadanos venezolanos.

Es absolutamente inaceptable la aplicación de normas que establezcan diferencias, restrinjan y/o limiten los derechos de los venezolanos. . El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas, es un logro de mas de 130 años de lucha democrática del pueblo venezolano que puso a Venezuela a la vanguardia de la defensa de los valores democráticos y de la democracia como forma

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s