Destacado

Escenarios Venezuela (II)

Archivo

José Castrillo*

Nuestro país está en una encrucijada, después de más de 20 años de confrontación política entre gobierno y oposición. En medio de esa confrontación, está la población, sufriendo las secuelas: una mayor pobreza, con menos producción, deterioro de los servicios públicos y sin esperanza sobre un futuro mejor en términos colectivos.

El gobierno apegado férreamente a un proyecto político que fracasó, porque no logró ningunas de las metas y objetivos que se trazó en los varios planes de desarrollo económico y social, que llevó a cabo. En tal sentido, cuando se revisan estos planes nacionales y se contrastan con la realidad, la brecha entre lo planteado y el resultado, es  abismal.

 Hoy Venezuela se enfrenta con un futuro incierto, deteriorada en términos económicos, cansada en términos sociales, dividida políticamente entre una minoría del poder y las mayorías, y viviendo el día a día, buscando sobrevivir a corto plazo, esperando un milagro o un evento inesperado o que un tercero actúe en nuestro nombre, para que cambie el panorama.

La experiencia histórica ha demostrado, en situaciones de crisis colectiva, que el país que la sufre sale adelante cuando sus actores políticos, económicos y sociales, se ponen de acuerdo para trazar una hoja de ruta que permita superarla, generalmente, mediante grandes acuerdos políticos sobre lo que debe hacerse.

 Ello supone un gran esfuerzo de todos los actores, que considerando el bienestar colectivo, dejan a un lado su parcela de poder, y actúan en función de lograr alcanzar el bien común, apoyando y adoptando las acciones que han de conducir a la nación a un futuro deseado.

 En nuestro caso particular, Venezuela, para superar la crisis que padecemos, requerimos  de acuerdos y consensos máximos. El proyecto de gobierno de carácter hegemónico no es sostenible ni desde el punto de vista político ni factible en términos técnicos, por lo cual su balance en materia social y económica es negativo, para las grandes mayorías. Por tanto, es necesario que todos los actores (políticos, económicos y sociales), reconozcan las causas del fracaso y actúen en consecuencia, sumando voluntades para lograr los máximos consensos que permitan los acuerdos políticos y así  enfrentar los grandes males que sufrimos.

 Debemos trabajar para que nuestro país, ocupe su lugar en el mundo, como una democracia inclusiva y plural, con un desarrollo económico diversificado y sustentable, y equilibrio social, en el marco de un mundo en transformación. En tal sentido, es crucial que los distintos actores dejen de lado sus diferencias y se centren en buscar las soluciones a nuestros problemas y nos aproximemos a las opciones de futuro, que nos esperan de seguir las cosas como van.

 La técnica de escenarios puede ser una herramienta útil  que nos permita describir los futuros probables y escoger cuál es el deseable y trabajar, en consecuencia, para que sea viable y factible en el tiempo y el espacio.

Varias naciones han realizado ejercicios de escenarios, mencionadas en el artículo anterior, reuniendo distintos actores que luego de discusiones y diálogos, dibujaron los posibles futuros, y se pusieron de acuerdo sobre las estrategias, políticas y acciones que han de seguirse para hacer factible el escenario deseable. Luego, las fuerzas políticas apoyaron los resultados de esos ejercicios y ejecutaron las políticas pertinentes para que el mismo se hiciera realidad, superando obstáculos, tropiezos y resistencias, trabajando con un horizonte de tiempo a largo plazo, ejecutando acciones de corto y mediano plazo, que permitieron lograr la meta planteada.

En nuestro país es fundamental que podamos discutir, dibujar y rediseñar  los posibles escenarios futuros y trabajar en consecuencia.  El futuro es producto de lo que hagamos hoy y de la firme determinación de los actores políticos, económicos y sociales para lograrlo. El 2024, es un año crucial en términos políticos, porque sería el punto de inflexión para diseñar y trabajar por un mejor futuro, condicionado a que se imponga el continuismo del poder o se inicie el cambio del poder y con ello la transición política.

Haciendo un ejercicio de aproximación prospectiva vislumbro tres escenarios a largo plazo (año 2030) para Venezuela, condicionado a lo que pase en términos políticos en el año 2024.

  • Escenario la locomotora se descarrilla: Venezuela se estanca en términos políticos, económicos y sociales, la “revolución” mantiene el poder, no se producen los cambios políticos necesarios; seguimos siendo una economía basada exclusivamente en el rentismo petrolero; la división social se acentúa entre la elite del poder y las mayorías; el territorio se fragmenta en dominios de actores paraestatales, que actúan como poderes políticos fácticos, las emigraciones  continúan. La pobreza se acentúa y se hace estructural.  El consenso y acuerdos políticos no son viables y el orden político es ingobernable.
  • Escenario la locomotora a media marcha: Venezuela avanza lento en términos políticos, económicos y sociales por falta de consenso de los actores sociales sobre lo que hay que hacer; se producen cambios erráticos en materia política y económica; seguimos dependiendo del rentismo petrolero. La división social se atenúa, pero la política se exacerba por la confrontación a lo interno de las nuevas elites del poder. Vuelve al poder “la revolución”.
  • Escenario la marcha segura de la locomotora: Venezuela avanza en forma progresiva y sostenida en términos políticos, económicos y sociales; el cambio político se da y se fundamenta en un gran acuerdo nacional de largo plazo donde todos los actores se comprometen a apoyar, evitando la confrontación extrema (radicalismo); se reconocen actores del antiguo régimen que entran al juego democrático respetando las normas de contención institucional. El progreso económico avanza y se sientan las bases de una economía post-rentista, y se reducen las brechas sociales extremas. La gobernabilidad democrática se consolida.

Este ejercicio es fundamental para Venezuela, ojalá podamos realizarlo.

*Politólogo /Magíster en Planificación del Desarrollo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s