Destacado

2.700 millones de trabajadores en el mundo han sido afectados por la pandemia COVID-19

Foto: AFP

En un segundo informe sobre la situación, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), indica que alrededor del 81 por ciento de la fuerza de trabajo mundial se encuentra paralizada total o parcialmente. El organismo considera que se trata de la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial

Yira Yoyotte

Utilizando como metodología la variación de las horas de trabajo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) realizó un segundo informe sobre el impacto del coronavirus en el ámbito laboral. El documento, con fecha 7 de abril, indica que la pandemia ocasionada por la COVID-19 ha afectado a 2.700 millones de trabajadores en el mundo, es decir, que alrededor del 81 por ciento de la fuerza de trabajo mundial se encuentra paralizada total o parcialmente.

El documento, denominado “El COVID-19 y el mundo del trabajo. Estimaciones actualizadas y análisis”, indica que las empresas de diversos sectores económicos, en especial las empresas más pequeñas, se enfrentan a pérdidas catastróficas que amenazan su funcionamiento y solvencia, en consecuencia, millones de trabajadores están expuestos a la pérdida de ingresos y al despido.

“Las consecuencias para las actividades generadoras de ingresos son especialmente graves para aquellos trabajadores de la economía informal que carecen de protección”, precisa el documento.

La OIT informa que en muchos países ya ha comenzado una contracción del empleo a gran escala. El organismo considera que se trata de un fenómeno sin precedentes, incluso, consideran que estamos frente a la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Consideran que el recuento final de las pérdidas anuales de puestos de trabajo en 2020 dependerá fundamentalmente de la evolución de la pandemia y de las medidas que se adopten para mitigar sus repercusiones. “Por ello la OIT seguirá vigilando la situación y actualizará sistemáticamente la estimación de las horas que se han perdido y la pérdida de empleo equivalente”.

Sectores claves

La OIT estima que 1.250 millones de trabajadores a nivel mundial, es decir, el 38% de la población activa mundial, están empleados en sectores que hoy afrontan una grave caída de la producción y un alto riesgo de desplazamiento de la fuerza de trabajo.

“Entre los sectores claves figuran el comercio al por menor, los servicios de alojamiento y de servicio de comidas y las industrias manufactureras”, señala el informe.

En el documento se señala que de manera especial en los países de ingreso bajo y de ingreso mediano, los sectores más afectados tienen una elevada proporción de trabajadores en el empleo informal y de trabajadores con un acceso limitado a los servicios de salud y a la protección social.

“Sin medidas apropiadas a nivel político, los trabajadores corren un alto riesgo de caer en la pobreza y de tener mayores dificultades para recuperar sus medios de vida durante el período de recuperación”.

La OIT advierte que quienes siguen trabajando en espacios públicos, en particular los trabajadores de la salud, están expuestos a importantes riesgos sanitarios y económicos y que en este sector destaca el porcentaje de mujeres.

“Independientemente del lugar del mundo o el sector de que se trate, la crisis está teniendo repercusiones dramáticas en la fuerza de trabajo mundial. Las respuestas desde el ámbito político deben centrarse en la prestación de alivio inmediato a los trabajadores y las empresas, a fin de salvaguardar los medios de subsistencia y las empresas económicamente viables”.

Otros datos

En este importante documento, emitido por la Organización Mundial del Trabajo (OIT), también se analiza el agravamiento de la crisis y las consecuencias devastadoras para el mundo del trabajo, los riesgos que se están enfrentando más allá del desempleo.

Explican que la afectación debe ser analizada por sectores. Es así como pasan revista a diversos segmentos de la economía como lo son: Enseñanza, Actividades sanitarias, Administración pública y defensa, Servicios públicos esenciales, Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, Construcción, Actividades financieras y Minería y canteras, entre otras.

La OIT considera que los trabajadores que se encuentran en mayor riesgo son: trabajadores del transporte, la agricultura, los servicios públicos esenciales y los trabajadores de los servicios de salud.

Los trabajadores de la economía informal son tratados de manera especial y en este sentido se indica que alrededor de 2.000 millones de personas trabajan de manera informal y que la mayoría de ellas se encuentran en países emergentes y en desarrollo.

Ante esta dramática situación el organismo recomienda a los sectores políticos aplicar cuatro “pilares” fundamentales: 1) Estimular la economía y el empleo, 2) Apoyar a las empresas, el empleo y los ingresos, 3) Proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo y 4) Buscar soluciones mediante el diálogo social.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s